A PELÓN RAIO.

En los bautizos, los nenes esperaban en la puerta de la iglesia a que saliese el padrino, al salir le gritaban esa frase para que les tirase monedas.( normalmente perras chicas y alguna que otra perra gorda)

ATRANQUE

Cruce de dos vehículos, en la calle Corredera, en dirección contraria necesitando hacer varias maniobras para poder pasar.

INTROCUCCION

             Con este pequeño vocabulario de palabras usadas en Santaella, muchas de ellas propias de nuestro pueblo, no pretendo nada más que dejarlas plasmadas… ¿por curiosidad?, ¿por añoranza de una época pasada?, qué se yo.

AGRADECIMIENTO.

      El realizar este pequeño vocabulario, ha sido posible porque han sido muchos los santaellanos los que me han dicho palabras .Unas las sabia, otras las recordaba al decírmelas,  y otras, por cuestión de edad, eran nuevas para mi.

       A todos ellos, mi agradecimiento.

 Francisco Palma Franquelo

A ESE LE HA PILLADO LA GALGA

Frase para indicar que una persona llegaba tarde

Como la galga frenaba, retrasaba el girar de la rueda, por eso se aplicaba esta frase a quien llegaba tarde, pues había sido “frenado” o “retrasado” por algo.

A LAS CABRAS COJAS, POCA SIESTA

Frase que indica que si  hay alguna dificultad, no se puede uno dormir en los laureles.

Los cabreros aprovechaban la hora de la siesta de los guardas del campo para llevar a la finca a las cabras a pastar. Si había alguna cabra coja, a esa no la dejaban descansar nada para que le cundiese.

 

ABEJORRO

Para designar un juego

Un nene, de espaldas al resto de nenes que forman un semicírculo a su alrededor, pasa su brazo por delante de su cara y apoya el dorso de su mano en su nuca. Cualquier nene del semicírculo se adelanta y le da un guantazo en la mano y corre a ocupar su sitio, pues el “que se queda” al recibir el guantazo se vuelve rápidamente para averiguar quien se lo ha dado. Todos los nenes del semicírculo mientras que el “que se queda” intenta averiguar quien le ha dado el guantazo, están con el puño cerrado  y con el dedo índice derecho hacia arriba, describiendo pequeños círculos con él no parando de decir “uuuu”. Si acierta, el que le ha pegado ocupará el centro del semicírculo, si no, se tendrá que poner de nuevo el mismo nene.