MARANGA

Hombre tapado con una sabana que entraba en las casas, normalmente por sus postigos, en busca de una mujer y de acuerdo con ella.

MARRO.

Para designar un juego.

Se fija un sitio donde hay algo significativo para “salvarse” tocándolo. Un nene tiene que correr con las manos cogidas tras los demás hasta tocar uno. En el momento de “tocarlo” ambos tienen que salir corriendo hacia el lugar donde está lo designado “para salvarse” y tocarlo, pues el resto de los nenes intentarán pegarle hasta que “se salven”. Después, ambos nenes cogidos por las manos correrán tras los demás hasta “tocar” a otro y vuelta “a salvarse”. Así cada vez mas nenes irán cogidos de las manos con los brazos abiertos tras los que quedan hasta que tan solo quede uno que es quien gana el juego.

MARTINILLO

Ser fantástico que vivía en pozos y aljibes y que le gustaba llevarse con él a los nenes que se asomaban al brocal.

A las personas mayores le temía, por eso, cuando un nene era asomado sujeto por una persona mayor, no podía verlo, pues se escondía.

MÁS MALO QUE EL BICHO DE LA GARRAPELA

Frase para indicar que una persona es muy mala y sin escrúpulos.

A principios de los años cuarenta, un hombre apodado “Cisco” imitaba con su voz a todos los animales y un día, decidió gastarle una broma a un amigo suyo y escondiéndose al final de la Cuesta de la Garrapela, la que sale de la actual piscina Municipal, se invento el sonido de un animal. El hombre al oírlo se asustó y se fue a su casa corriendo y se acostó asustado perdido. Su mujer empezó a increparle y a decirle que no era hombre, y que si ella llevase los pantalones… El asustado marido no la dejo terminar: “Si es por eso, yo te presto los míos”.

En el pueblo se comentó la broma y cargando un poco las tintas diciendo que el bicho era sanguinario, de malas entrañas, etc., quedando la frase para denominar a quien se consideraba malo y de malas intenciones

MATRACA

Tabla de madera con asas  puestas a ambos lados de ella que al darle un movimiento de vaivén con la mano, hacia golpear las asas contra ella produciendo un característico sonido. Sustituía a las campanas en el Viernes Santo, y era tocada por un monaguillo por la plaza principalmente